Luego de 18 meses de emergencia sanitaria por cuenta de la pandemia mundial generada por el Covid19, hoy es más evidente el reto que la sociedad plantea a los estudiantes y profesores frente a la posibilidad de regresar a las instituciones educativas y transformar el modelo de educación virtual. Esta nueva realidad se convierte en oportunidad para implementar nuevas metodologías apalancadas con el uso de tecnologías en las aulas de clase.

El modelo educativo híbrido se configura como una alternativa a los métodos tradicionales de enseñanza mediante un sistema a medio camino entre la clase en aula y la educación on-line. Así, el modelo híbrido desplaza en buena parte al estudio y el aprendizaje fuera de las aulas como lo teníamos entendido hasta la fecha.

En Colombia, el ministerio de Educación Nacional ha propuesto a las instituciones la búsqueda de alternativas para garantizar el retorno a las aulas de manera progresiva y garantizando medidas de bioseguridad en realización de las clases. La implementación de metodologías híbridas se convierte en una oportunidad para apostarle a la modernización tecnológica y la consolidación de nuevas dinámicas para el aprendizaje de los estudiantes.

Para el caso de la educación superior, instituciones como la Universidad Industrial de Santander, anunciaron recientemente la implementación del modelo híbrido para el desarrollo de las actividades académicas. Con la adquisición de nuevas tecnologías, las clases generadas desde las aulas, también pueden ser recibidas por otros estudiantes que se conectan desde sus casas.

Foto: Suministrada

 

Posibilidades como la instalación de un sistema multicámara y dispositivos de sonido adecuados en el aula hoy permite desarrollar las clases desde el aula y ofrecer ventajas para los estudiantes que reciben las clases de manera remota; una interesante propuesta educativa que se adapta a condiciones como la afluencia de menos personas en los salones y dando cumplimiento a medidas de distanciamiento físico como mecanismo válido para prevenir el contagio del Sars-Cov-2.

Los retos frente a esta iniciativa son enormes frente a la inversión de recursos y la adaptabilidad que necesariamente deberá desarrollar la comunidad educativa, sin embargo, es un buen comienzo en el propósito de regresar a las aulas y seguir cumpliendo los protocolos de bioseguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?